Parece imposible saber con certeza, a excepción de algunos franquiciadores honrados, que los hay y conozco a unos cuantos, el número se unidades franquiciadas que tiene un franquiciador. Poco ha resuelto la normativa actual en este tema. Seguimos como antes. Hay que dar la información al Registro bajo alguna pena impactante, pero silencio absoluto respecto a la veracidad de la información presentada.

Lo grave es que ya se toma como una costumbre, y parece asumirse la “exageración comercial” como algo “normal” cuando claramente no lo es. Y si bien estoy dispuesto a discutir ( que no a admitir de entrada) que un candidato no tiene porqué valorar mejor o peor una franquicia por una desviación del 20 o 30 o 40 % del número de centros cuando se tienen unos cuantos…cuando se tienen pocos o se es emergente me temo que es difícil sostener dicha afirmación. En mi actividad profesional como abogado de franquicia he llegado a ver como quién tiene uno, ¡¡¡¡¡¡ afirma en el Registro sin rubor 9 !!!!! Y claramente eso afecta a la voluntad del candidato que valora, y al que se presiona para que forme en menos de seis días. Y claro, luego por eso hay que verse en la Sala de un Tribunal donde los letrados del Franquiciador de turno afirman sin rubor,.. que, en fin…, que tampoco se trata de una cuestión tan importante.

Sí lo es.

En el fondo lo que transmite es la falta de conocimiento del mundo jurídico en general ( jueces y abogados) de los elementos claves de un negocio a valorar cuando se firma una franquicia; y no me refiero a la mera enumeración de los mismos, sino al conocimiento de lo que significa cada uno de ellos y cómo conforman la voluntad del candidato. Probablemente es porque la ley no transmite eso, porque el propio legislador lo desconoce también. Así que la raíz del problema no está en la ley y en quien la aplica…ni siquiera en el que hace la ley. El problema está en quien como sector tiene la necesidad honesta de que se regule bien y ni protesta, ni presiona, ni influye para que se haga así.

Y sostengo que el franquiciador que crea que no le conviene la realidad exacta del número de unidades que tiene cada uno en el registro bajo sanción de “no franquiciar” u otras peores, no sabe lo que tiene entre manos.

La honestidad es lo que nos conviene a todos. Lo demás…, monsergas de mal pagador.

Frankizia.com